Vendo un producto que tiene competencia, ¿cómo me distingo?

Hoy en día solo un pequeño porcentaje de los micro empresarios tienen productos únicos, es por ello que es muy importante encontrar el diferencial que te distinga de la competencia, te ponga a la cabeza y te haga líder de ventas en tu rubro.

Obviamente no hay pociones mágicas, pero si formulas probadas que pueden ayudarnos a acercarnos a esa meta que junto con tu dedicación y trabajo duro te ayuden a lograrlo.

VIABILIDAD DE PRODUCTOS O SERVICIOS

Una de las cuestiones básicas a considerar siempre es que entre más común sea un producto más complicado será distinguirte, es decir, la viabilidad de tu servicio o producto para ser contratado, actualmente  todo es cíclico, la oferta de productos originales y novedosos vienen en oleadas, hace algunos años eran los cupcakes y macarroons, pasando por los joyería de diseño limitado y ahora encontramos un sinnúmero de marcas de cervezas artesanales, hay que considerar que si seguimos la tendencia tenemos a nuestro favor la moda, sin embargo, tenemos también una seria competencia y una saturación en el mercado de productos similares en calidad y renombre.

Por ello mi recomendación es desarrollar un negocio en función primariamente de tu habilidad y preparación profesional o empírica para dar el servicio o la elaboración de tu producto, puedes ayudarte contestando las siguientes preguntas:

¿Qué me gusta hacer y me veo haciéndolo por mucho tiempo?

¿Soy realmente bueno en hacerlo o creo que puedo llegar a ser verdaderamente bueno?

¿Creo que puedo distinguirme con mi producto o servicio, porque puedo aportar un diferencial del resto de gente que hace más o menos lo mismo?

¿Creo que mi producto o servicio puede venderse por un costo congruente?

DISTINCIÓN BÁSICA DEL PRODUCTO

La distinción básica de tu negocio siempre debe ir en función de la legitimización, es decir, no es lo mismo contratar servicios contables o de catering si quien ofrece esos servicios no tiene aun una imagen distintiva, es decir un nombre, un logo, tarjetas de negocio de calidad, una fanpage y preferentemente un sitio web.

La razón es simple, cuando toda persona requiere un servicio en esta era tecnológica lo primero que hace es “goglear” buscando el servicio, ve quien es el potencial proveedor del servicio, busca la reputación, busca comentarios en Facebook o Twitter, si tiene Fanpage, sitio web, etc, ya no solo se fía de la recomendación de un tercero, antes, tal vez con eso era suficiente, hoy ya no.

Es cuando entra lo que nosotros denominamos “tren psicológico”, es decir, una serie de respuestas psicológicas que refleja el sujeto, por ejemplo:

El sujeto busca un servicio de barra de bebidas para un evento familiar (todo evento familiar del sujeto es importante y único para el), pregunta a algún compañero de trabajo y le proporcionan tus datos, te llama y le cotizas un servicio por ejemplo por $6,000.00, considerando el salario medio de un empleado en la CDMX, digamos que es aprox. un mes de trabajo, el sujeto sabe que su evento lo vale, pero al ser un mes de trabajo quiere estar seguro si puede encontrar la mejor opción posible que sus $6,000.00 le puedan comprar y por tanto busca otras opciones para hacer un comparativo, busca en Google y encuentra 3 opciones más (ahí entran 3 competidores más para ti), busca comentarios en Facebook y encuentra que solo 3 de ustedes tienen fanpage en Facebook (descartamos uno, porque si algo sale mal ni siquiera el sujeto cuenta con la opción de poner un mal comentario en la fanpage del potencial proveedor), quedan 3 competidores, los precios son similares y los servicios son más o menos los mismos pero además uno de ellos no tiene en su fanpage otro teléfono que no sea celular, no hay teléfono fijo ni una dirección de donde el sujeto pueda tomar como referencia de la distancia de lo que tomará proporcionar el servicio (No sabe si la falta de información sea por negligencia o un deliberado intento del proveedor para no ser localizado una vez que ser realizó el primer depósito, quedan 2 competidores), revisa los comentarios que han tenido los restantes competidores y encuentra con que en un par de grupos de Facebook uno de los competidores ha entrado en polémica porque ha usado fotografías de otros servicios que no son los suyos o son fotografías extraídas de Pinterest (no da mucha confianza, el sujeto no sabe si en realidad dicho servicio exista o solo sea un fraude)  sigues en la mira pero además ayuda que tu fanpage cuenta con un logo profesional y cuenta con el link para tu sitio web, y  ninguno de tus competidores previos tiene sitio web, el sujeto entra a tu sitio web y encuentra imágenes reales de eventos atendidos por ti, con gente real que se la está pasando genial, se ven claramente tus productos, tu staff, tu mismo, puede leer tu experiencia en tu rubro, tu ética laboral, tu compromiso con tus clientes y además puede leer por el mismo que todos tus datos están organizados y puede checar tu calendario de disponibilidad y datos bancarios para hacer su depósito y apartar su fecha, ¿ por quién crees tu que el sujeto se termine definiendo?

Recordemos además de que tienes a tu favor una recomendación de un conocido, has sabido hacer uso del Networking (existe una entrada en este blog donde hablamos de este punto).

Tu producto o servicio puede ser el mejor del mundo y tu puedes ser el mejor profesional en tu área, pero si nadie lo sabe y no tiene la asesoría de la correcta imagen en internet es lo mismo que no existir, o peor aun, tener una imagen deficiente en internet obra directamente en contra tuya.

Por último, si tu crees que es innecesario tener un sitio web en un producto o servicio que requiere una inversión importante de tu cliente, piensa que parte de lo que nos dice el “tren psicológico” es que el potencial cliente siempre pensará: “si de verdad es tan bueno este servicio, ¿ por qué no ha querido o tenido $ para invertir en una página web?, ¿será que no le da $ su negocio?, ¿entonces no será tan bueno?”.

Un logo profesional, una imagen profesional y bien cuidada y asesorada, un sitio web profesional son un obligado para la legitimización y distinción de tu competencia, ¿Qué esperas para contactarnos? solo un experto en micro empresas puede ayudarte a vender ese producto que puede revolucionar el mercado y hacerte crecer.