¿Miedo al fracaso del empredendor? ¡Véncelo!

El miedo al fracaso del emprendedor no es algo nuevo, el miedo es una constante en toda persona que empieza algo nuevo y si se trata de empeder un nuevo negocio o en reactivarlo durante la pandemia es algo generalizado, la forma en que se maneja este miedo tambien nos da más elementos de éxito o fracaso, por ello creamos esta entrada, para identificar errores comunes y hacer algo al respecto.

Según la Administarción de Pequeños Negocios de E.U y sus estadísticas publicadas en 2019, solo una quinta parte de los emprendimientos sobreviven los dos primeros años y la mitad llega a los 5 años, impresionante, ¿cierto? la pregunta que salta inmediatamente es ¿Qué hacer para no ser de esos que fracasan? ojalá hubiera una formula solo podemos maximizar los resultados usando experiencias ya conocidas y lograr que obren a nuestro favor.

Emprender por las razones incorrectas.

Si tu sueño es empender para generar mucho dinero, estar mucho tiempo con tu familia y ser dueño de tu tiempo creo que es importante que sepas que si se logra pero despues de muchos años de esfuerzo y de apostar más de lo que ya lo haces al día de hoy, quiero decir que si tu crees que  lo vas a lograr en el primer año, te saco del error, la mayoria de los negocios requiere más inyección de dinero que la que va a generar al menos los dos primeros años, además te va a demandar más tiempo que nunca pues vas a ser “todologo” para evitar fugas de dinero y por tanto es cuando menos tiempo libre tendrás, y obviamente no serás de primera instancia el dueño de tu tiempo, tu negocio será tu dueño, no un jefe ciertamente pero no lo serás tu, y es justo que lo sepas desde ahora.

Así que es importante que sepas que esas razones pueden ser válidas pero mi sugerencia es que no te centres en ella como motivaciones, si no que las veas como consecuencias de un algo que tienes que estar dispuesto a dar, asi que entonces ¿cuáles serían las razones correctas?

  • Alentar y capitalizar tu pasión, cree firmemente en lo que vas a iniciar y hacer lo necesario por sacarlo adelante.
  • Decidir cumplir tus metas a través de prepararte para desarrollar una increible paciencia y constancia, siempre con actitud positiva.
  • Tener claro que el fracaso es solo un escalón más en el camino al logro de tus futuro, usarlo como trampolín hacia lo que quieras lograr.
  • Buscar prosperar de forma independiente, confiando en que se tienen los recursos o la disposicion de lograr las herramientas para crecer y lograr lo decidido.

Mala gestión.

Este es uno de los errores más comunes,  la mala gestión de recursos, de personas, de actividades, porque solemos pensando que sabemos mucho sobre algo y puede que así sea, pero nos olvidamos que nuestro mejor amigo sea genial pero no para ser nuestro socio, y como hay involucradas emociones nos cuesta trabajo poner limites, establecer sueldos, comisiones, o simplemente saber diferenciar una cosa de otra, hay que saber con quien nos asociamos y distinguir lo laboral de lo personal.

Las empresas suelen tener asesores que indican cuando un área esta fallando y se toman decisiones son la cabeza fria, y eso falta en los emprendimientos y hace que el fracaso se acelere, hay que saber delegar pero a las personas adecuadas, no exagerar sabiendo que se pueden tener ciertos recursos pero tener una clara idea de la disposición real de ellos, gestionar con cabeza fría pensando que cada decisión tomada debe ir enfocada a la salud de nuestro negocio, si, es dificil, pero no imposible.

Capital insuficiente.

No tener los recursos monetarios necesarios para inciar tu emprendimiento es uno de los graves errores que te va a llevar directo a la banca rota, muchos negocios empiezan sin tener una idea clara de la cantidad de dinero que requieren, y piensan que se va ir generando para ir tirando, ese no es un salto al vacío esperando que te crezcan alas, es un salto suicida, pues muchas veces al desconcer lo que requieres te vas a meter en una situación donde no vas a tener ni la oportunidad de saber cuánto éxito podrías tener, es fácil verlo, todos conocemos esos negocios que tienen todo para lograrlo pero se quedan sin dinero y tienen que pedir para continuar o renunciar ya, si no generan flujo de efectivo pero acumulan deudas, el fracaso es inminente, por ello, antes de llegar a ello es importante que sepas realmente cuánto necesitas y tenerlo antes de continuar, no solo es lo más sano financieramente, es lo único que te puede garantizar que al menos por falta de dinero no vas a fracasar.

Mala ubicación.

Tan simple como eso, puedes tener el mejor producto o el mejor servicio, pero si no hay gente que sepa de tu existencia porque estas perdido de la visión de la gente, no existes, una buena ubicación comercial puede hacer que la gente te tenga en la mente y recurran a ti cuando lo requieran, cómo es parte de otra entrada de visibilidad digital pero de momento te puedo decir que tienen que verte, ¿cómo se logra?

  • Ubica quiénes son tus clientes y posicionate donde ellos estén, no puedes vender crucifijos en comunidandes judías por ejemplo.
  • Posicionate donde haya tráfico de personas, donde sea cómodo que se estacionen, donde haya iluminación y que al pasar en diferentes medios te puedan ver.
  • Ubica que no tengas una competencia directa tan cerca y caigas en una lucha territorial que afecte tu oferta.
  • Busca programas gubernamentales de visiblización, cámaras de comercio, por ejemplo.
  • Ubica donde te posicionas y fusionate con la comunidad, eso logra más fidelización y consideración de la que crees, ten una actitud de aportar, en servicios y empleos, la gente trabajará para ti.

Falta de planeación.

Es fundamental una planificación en el desarrollo de tu emprendimiento, todo requiere de diseño, planeación, estrategia, un plan de negocios, es decir, se requiere que te tomes el tiempo de desarrollar una estrategia de negocios, un plan cuidadosamente diseñado con la finalidad de apegarte a el y medir resultados de otra forma todo esfuerzo se dispersa en el aire. Todo plan debe ser realista y aterrizado, con fases y pasos definidos en función de los resultados que se quieran obtener, siempre debe considerarse lo siguiente:

  • Misión, visión objetivos a cumplir en función de la descripción de tu negocio.
  • Análisis de tu mercado.
  • Necesidades y características de tus colaboradores.
  • Potenciales problemas a presentarse, esenarios varios y posibles soluciones a ellos.
  • Todo el panorama financiero desde el pago de impuestos, insumos, gastos no previstos, flujo de efectivo, pagos varios, etc.
  • Análisis y valoración real de la competencia directa.
  • Plan de marketing, promociones y atracción de clientes.
  • Presupuesto real y general y gestión para el crecimiento del emprendimiento.

Expandir demasiado rápido

Hay negocios que creen que crecer es tener más sucursales, presencia comercial en más lugares, eso no necesariamente es indicativo de un crecimiento real, tal es el caso de negocios que al expandirse tienen más posibilidades de quebrar en ese camino si no tienen como sustento un buen capital que lo respalde y aun así es muy riesgoso, siempre lo financiermente sano es dar pasos sólidos y firmes eso es crecimiento real.

Hemos tenido clientes que piensas ser franquicia y puede que tengan el potencial porque su modelo de negocio sea verdaderamente único, aqui lo que te sugerimos es, preguntate lo siguiente, ¿Expandirse es una decisión tomada una vez que ya hiciste una valoración del crecimiento real sin sacrificar calidad en tus productos o servicios? La realidad misma te dará la razón o te sacará del error, solo necesitas ser honesto, aquí si deja los sueños de lado.

No tener sitio web y una nula o mala presencia en redes

Tan simple como eso, pero te daré las razones, en 2016 las ventas en E.U de comercio electrónico ascendia a 394,9 mil millones de dólares, como lo comentaba en otra entrada, el comercio electrónico incrementó en Europa un 186% en esta pandemia unicamente para el mes de marzo, y va en incremento, no se trata solo de estar en internet perdido en un mar de competencia, como lo hemos dicho es distinguirte a través de tus diferenciales y tener una optimización de tu imagen usando un profesional, no en una plataforma Jimdo o Wix, se trata de que si tus potenciales clientes ven que eres capaz de invertir en un profesional en tu imagen es porque te esmeras en dar lo mejor, eso es un factor que muchas veces los emprendedores no ven, pero esta ahi.

Tienes que tener un sitio que tenga las claras especificaciones de lo que haces, cómo lo haces, quién eres, de dónde vienes, en dónde lo haces, y que van a ganar ellos, eso no se logra solo con subir unas cuantas imagenes y poner tus horarios de atención con un correo gratuito.

Tus redes sociales no necesariamente deben ser las más populares, si no las funcionales para ti, las que en realidad te expongan a tus clientes reales, con contenido que los atrape y te venda como el gran experto que eres.

Para todo esto puedes revisar otras entradas que hemos dedicado a este punto:

Como distinguirte de la competencia

Como hacer que tu sitio trabaje para ti

Cómo lograr el sitio web perfecto para ti

Finalmente lo que queremos decirte es que un emprendedor exitoso no es uno con inteligencia superior al promedio, ni nació con todo resuelto, es el que tiene la capacidad de acercarse a los expertos en lugar de querer hacerlo todo el y el que es capaz de aprender de sus errores y no dejarse vencer, te deseamos todo el éxito para tu negocio.