“Necesito un sitio web pero ya he tenido pésimas experiencias…”

Esta frase es muy común para mucha gente que nos dedicamos al diseño web, más de lo que se piensa, me han tocado casos de gente que va por el tercer intento de la creación de su tienda en línea o sitio web, si tu estas buscando concretar tu proyecto o ya tienes una mala experiencia en tu historial, esto va para ti, hacer un sitio web no tiene porque ser una empresa titánica ni mucho menos fallida, sigue leyendo y descubrirás cómo hacer que tu proyecto web sea emocionante, organizado y exitoso.

Lo primero es analizar por qué pudiste haber tenido una mala experiencia:

Saber seleccionar al proveedor

El primer error es buscar que algún conocido sea quien te haga su sitio, debido a que lo ves horas sentado en su computadora y asumes que es un crack de la informática, te lo recomendó  un conocido pero no le realizó ningún servicio a tu conocido, es alguien que necesita un ingreso extra, o como es familiar que tiene un ciber café te lo dará “barato” porque lo hará en sus tiempos muertos, de verdad, un profesional se hace profesional porque no solo sabe lo que hace, sabe buscar lo que necesitas y si no sabe, se capacita, detrás de un profesional no solo hay un portafolio de links que te muestre su trabajo previo y todos los proyectos que ha hecho, hay horas y horas de estudio.

Incluso para montar un sitio en una plataforma tipo WordPress se necesita saber configurar todo correctamente, costos de plugins, integraciones de plugins, cuando una parte del proyecto requiere programación sabe hacerle frente y te lo informa y un largo etc, por tanto cobrará lo congruente a su conocimiento y capacidades, pero que también  te sabrá garantizar la funcionalidad de tu proyecto, que tus plataformas de pago queden bien configuradas, tus correos correctos y todo su trabajo al 100%.

De verdad saber seleccionar al proveedor es fundamental porque aunque te sea una inversión muy baja con un no profesional, a la larga te saldrá más caro porque habrás perdido dinero, tiempo y crecimiento en tu negocio.

Asumir que para el desarrollo de tu proyecto el diseñador es 100% responsable

Este es otro punto bien común, el cliente se emociona, paga su inicial y todo es miel sobre hojuelas hasta que empieza a recibir los correos recordatorios donde no ha enviado su logo, las secciones de su sitio y su contenido, o peor, recibe los correos y llamadas y decide ignorarlos, para luego llamar molesto al diseñador porque el sitio no esta terminado en los tiempos acordados, suena un poco absurdo ¿verdad?

Pues llega a ser muy pero muy común, aquí el punto es que el diseñador tiene la obligación de hacer saber al cliente qué se espera de el, acordar tiempos no solo de liberación del sitio, si no de recepción de contenidos, archivos, imágenes, lista de correos a crear, etc, y el cliente tiene que estar en total conocimiento de que podemos hacer toda la parte técnica, pero ¿qué le pongo a tu sitio? si el experto en su negocio es el cliente.

Es fundamental la comunicación, el compromiso y la confianza en ambas partes, un sitio es exitoso porque se forma un buen equipo de trabajo.

Esperar que el diseñador tenga dotes de adivino

Podemos ser a veces un poco psicólogos, abogados, contadores, vendedores, creativos, pero adivinos no, con esto quiero decir que muchas veces el cliente se acerca pensando en concretar su sitio web con la idea de que el diseñador va a adelantarse a sus propuestas y saber qué quiere el cliente sin que el cliente mismo lo sepa; como en el punto anterior es un trabajo en equipo pero el que debe saber el mercado target al que va dirigirse su proyecto, a dónde va su negocio, cuál es la imagen que le interesa construir y sus áreas de oportunidad,  ¡es el cliente!, el dueño del negocio, si aun estas en el descubrimiento de esta parte, una empresa de imagen empresarial puede orientarte y ayudarte a enfocarte, guiarte pero debes saber que ese trabajo es completamente tuyo.

Este punto es muy común en gente que va por muchos intentos de concretar su sitio, porque sigue buscando en el otro lo que el debiera ya de saber.

Oír en lugar de escuchar

Con esto queremos decir que oyes a todos y no escuchas a nadie, y por nadie quiero decir, a nadie que verdaderamente sepa, necesitas un sitio y “alguien” te dijo que no uses plantillas porque te limitan, pero como no tienes dinero para un desarrollo a la medida, sigues sin sitio web, te vuelve a apretar la necesidad de tener tu sitio y “alguien” más te dice que necesitas como lo que tienes presupuestado multiplicado por tres,  para hacer algo “bien hecho”  y como no te alcanza sigues sin sitio web, vuelve a apretar la necesidad y “alguien” más te dice que no necesitas sitio porque ya “son obsoletos sobre una plantilla” hasta que  una empresa grande se interesa por tus servicios y te pide tu sitio web para conocerte mejor y como no tienes uno, pierdes la oportunidad y así al infinito.

¿Te suena familiar? bueno, pues es que antes de tomar una decisión infórmate de qué quieres, para qué lo quieres, cómo lo quieres y no te quedes con una sola propuesta, en el mundo hay un sinnúmero de despachos para desarrollar tu sitio web, algunos lastimosamente van solo por la paga, otros por darte un excelente servicio, unos para darte el mínimo que necesitas y otros para hacer crecer tu negocio, confía en tu instinto, todo despacho bien estructurado sabrá manejarte la opción ideal para ti, de acuerdo a tu prepuesto y tus necesidades reales,si no se toman el tiempo para explicarte todo lo que requieras, empezamos mal porque difícilmente van a dedicarte el tiempo cuando ya les hayas dado un pago inicial y puede que no sean tu opción.

Si tomas en cuenta cada uno de estos puntos y te acercas a un profesional te aseguro que podrás lograr un sitio web funcional y exitoso.

Espero que todo esto haya sembrado en ti nuevamente la decisión de retomar ese proyecto que tanta falta te hace y no has podido concretar.

¡Contáctanos!